Reporting about Dutch Design Week 2016 to Vocero magazine

Gabriela Sánchez y Sánchez de la Barquera has been reporting highlights from The Dutch Design Week 2016 to Vocero Magazine in Mexico. 

BART HESS
Bart Hess es único dentro del diseño holandés. Comenzó hace casi diez años y mantiene sus fascinaciones claras y su estética cada vez más afilada.

Bart trabaja con materiales, entiende las propiedades físicas y estéticas del componente que elige y lo manipula para obtener efectos que con procesos únicos resultan en superficies novedosas e intrigantes. Su portafolio incluye colaboraciones con grandes en fotografía, teatro, música y video.

Después de su estancia en Londres, Bart ha vuelto a su ciudad original, Eindhoven. Para la semana del diseño, ha decidido abrir las puertas de su nuevo estudio dentro del complejo NRE. Esta zona fue originalmente una planta de gas y energía pero desde hace algunos años se utiliza para exposiciones, espacios de trabajo para diseñadores y artistas, restaurantes y bares.

Bart, con su disposición invariablemente modesta, honesta y segura nos guía por su estudio. El espacio es impresionante. Con pocas alteraciones a su apariencia diaria,  Hess presenta sus videos dentro de cubículos metálicos alumbrados con luz blanca. Los experimentos en material están exhibidos a manera de laboratorio, sobre mesas de exploración. Los videos muestran sus estudios en vidrio, imanes, cera, látex. Las mesas exponen sus indagaciones en plástico termo formado, ensayos en estructuras de cordones en combinación con látex y pelo. En repisas negras cuelgan sus colecciones textiles. La estética es limpia y obscura.  Para finalizar subimos al tapanco a observar su proyecto textil en goma color piel, transformado en una cama.  Desde ahí observamos en el centro del espacio a doble altura, los restos de un performance que realizó: la escultura en cera de una mujer. Ambas piezas al final nos dejan ver un flanco romántico en el trabajo y personalidad del artista. La visita es realmente un acceso al  “mundo Bart Hess”.

MODE BELOFTE
Mode Belofte es una exposición que se ha llevado a cabo ya en diferentes años durante la semana del diseño en Holanda. Significa “Promesa de moda” y muestra una selección de graduados internacionales en licenciatura y maestría de diseño de moda.

La exposición de este año se titula Adaptive Travelers y funciona como metáfora de la urgencia humana de movimiento. La tendencia de revolución, desarrollo, mejoría eterna de herramientas, invasión de espacios y re-invención de lo conocido y de uno mismo.

Los curadores son Niek Pulles y Harm Rensink y como es su estilo, esta edición nuevamente sorprende con la intervención de un sitio inesperado. 

De Bijenkorf (la tienda departamental más importante y exclusiva en Los Países Bajos) impone la bienvenida desde que se abren sus puertas de vidrio. Un pasaje que simula el progreso de un viajero dentro de un aeropuerto nos lleva de la calle, hasta la exposición en el backstage del ultimo piso de la tienda departamental. La intervención del duo Pulles y Rensink es espectacular.

Las piezas de moda, el sonido y la iluminación están montadas siguiendo el plano de una pista de aterrizaje. Al fondo, aviones salen y entran de la pista.

Evidentemente la selección de diseño refiere al concepto inicial de transformación, viaje y utilería. Esa obviedad junto con el riesgo a caer en una estética demasiado improvisada y la falta de detalles en las prendas y los maniquíes se podría cuestionar. Sin embargo, al salir de la exposición, el lujo de encontrarse en una terraza inmensa normalmente inaccesible, en pleno centro de Eindhoven, nos deja concluir inmediatamente que Niek y Harm hicieron un buen trabajo. 

MARTEN&VISSER
En el edificio Veem, anteriormente parte del complejo de Philips, el estudio de diseño Martens&Visser presenta Reflecting Holons.

Una familia de objetos giratorios y colgantes que con un sistema simple a base de tiras de plástico, refractan y reflejan una luz inquietante aunque conocida.

Parecen burbujas de jabón que capturan luz y brillan simultáneamente. Los cuerpos bailan pausadamente pero sus elementos giran con agilidad.

La instalación se exhibe en el ultimo piso aun sin remodelar del edificio. Vidrios estrellados con una reparación temporal, pintura descarapelada en las paredes y concreto expuesto permiten a estos seres exóticos relucir.

El total es verdaderamente místico y atrayente. El paso del tiempo en la contemplación se refracta con la belleza del movimiento y la transformación de las formas.